Por Irma Enríquez

México, en el exterior es percibido y  juzgado en todo lo que presentamos en escena, lo bueno, lo malo y lo feo están en tela de juicio en cada década, Ciertamente este inicio de siglo XXI no es la excepción.

Este 2020 a nivel mundial ha sido marcado con excesos en todos sentidos: excesos de sobre población, éxodos de refugiados, conflictos bélicos sin fin, pobreza, cambios climáticos, por mencionar algunos; la pandemia del COVID 19 que se vive mundialmente, es un añadido más a esta lista. 

Desde mi llegada a Australia, ya hace dos décadas, me he encontrado en situaciones donde la música mexicana es sólo considerada como música popular, boleros y mariachis son lo único que se considera o identifica como parte de la mexicanidad en este continente. Por su puesto es más fácil y común presentar un stand de antojitos mexicanos, con cervezas con acompañamiento de aficionados al mariachi, que organizar un concierto de música de cámara o lograr que las orquestas locales incluyan más repertorio mexicano y/o latinoamericano. Esto se debe a que la gente no conoce o no tiene acceso a lo que es la música mexicana de concierto.

 El prejuicio de siglos anteriores, de que la música clásica es solo para la clase elitista ha limitado la oportunidad para que otros círculos sociales aprecien y se enriquezcan con este repertorio que es también patrimonio cultural. Es hora de acabar con ese pensamiento limitante, ya que con el internet todos tenemos acceso a diversos estilos de música, por países, interpretes, no todas buenas versiones, pero el material existe a con acceso casi siempre inmediato y por lo general gratuito.  México no es la excepción, la variedad de géneros musicales es muy amplia.

Los mexicanos somos muy afortunados de contar con un acervo de tanta riqueza cultural, registrado, restaurado, catalogado y recientemente la mayoría de él, con más accesibilidad. En los últimos 30-40 años la calidad de especialistas en varias áreas artísticas en nuestro país ha ido en aumento considerablemente, lo que nos ha permitido tener nuevas fuentes para apreciar e investigar. 

Lee antes que nadie lo más relevante del quehacer artístico en nuestra versión descargable.

Obtenla gratis, aquí

Considero relevante que las nuevas generaciones de músicos mexicanos, no se limiten al repertorio clásico europeo, fundamental en la educación musical clásica, sino que conozcan, aprendan y difundan la riqueza de nuestro repertorio de cualquier estilo y época, dentro y fuera de territorio mexicano. ¿Por qué es tan difícil contemplar ambos repertorios? Ciertamente el repertorio europeo es inmenso, lleno de complejidad y estilos, y quizás nos sentimos agobiados con esta tarea. 

El reflexionar, revalorar y dignificar lo que es nuestro patrimonio cultural, es un conjunto de ejercicios que deben de formar parte de la vida de un artista. Considero que es un proceso que no debe de descuidarse incluso durante la época de estudios universitarios, sino que debe ser una constante a cultivar como parte del crecimiento personal.  Las reflexiones en esta era digital sobre temas de quien soy, de donde vengo, muy comercializados en los medios con pruebas de Genética DNA y demás, son parte de los ajustes y nuevas características de esta modernidad, donde sin duda alguna se expresa el quien soy y como quiero ser percibido virtualmente.

El concepto de identidad cultural, que se originó en los siglos XVIII en Europa y que sigue teniendo una evolución de concepto, nació de la necesidad para apuntar lo opuesto que era considerado como barbárico o salvajismo. Desde el punto de vista antropológico, la cultura se relaciona a la religión, artes y costumbres. Olga Lucia Molano, en su escrito Identidad cultural un concepto que evoluciona (Molano Lucia, Revista Opera, ISSN-e 1657-8651, No. 7, 2007), nos da un esbozo sobre los conceptos de identidad, cultura y patrimonio basado en acuerdos generales por la UNESCO en la sesión del año 2001 en Turín.  En el siglo XX se expande el término con una visión mas humanista, considerando el desarrollo espiritual e intelectual de un grupo social (Kuper, A. Cultura, la versión de los Antropólogos, 2001).  Varios especialistas acuerdan que hay una multi pluralidad del término cultura, es decir, hay diversas definiciones del término; pero coinciden en que “La cultura tiene dimensiones y funciones sociales, una de ellas es la estimación de si mismo, condicionado para cualquier desarrollo, sea este personal o colectivo” (Verhelst,1994:42).

Otro concepto que acompaña constantemente a la identidad cultural es el de pertenencia o inclusión a un determinado grupo social, lo cual suele determinar el circulo o ámbitos en los que nos desenvolvemos, relacionamos y por lo tanto donde potencialmente generamos arte. 

Por medio de las manifestaciones culturales se nos permite plasmar nuestra identidad, con el reconocimiento de nuestra memoria histórica reinventarnos como mexicanos. Hoy por hoy, la creación cultural es una creación actual, que debe ser ante todo una creación consciente de nuestras raíces.

Mi interés en aprender y descubrir nuevos datos invaluables de nuestra herencia cultural musical, es primordial para la difusión de la Música Mexicana de concierto, la que realizo desde el 2002 en Australia y en Asia Pacifico. Así que, para poder seguir produciendo música en estas latitudes, es primordial no solo el obtener, el estudiar y el presentar el rico repertorio de nuestros compositores mexicanos. He sido muy afortunada en contar a lo largo de mis estudios, de piano formativo y universitario, con magnificas influencias tanto de compositores, pedagogos y pianistas que despertaron en mí el interés por la música de concierto mexicana de varios estilos. A toda esta fortuna le he tenido que invertir una gran consideración de tiempo, análisis, dedicación y mucho trabajo

¿De qué manera se puede difundir el repertorio mexicano, que algunas veces es considerado como exótico? Mi recorrido incluye varias estrategias:

-Programando, desde luego el repertorio ya conocido como lo es Ponce, Carrillo, Rolón, Revueltas, Tata Nacho, Castro, por mencionar algunos, hasta los nuevos compositores del siglo XXI. 
-Investigando y difundiendo, como ejemplo he de mencionar que, en mi tesis de Licenciatura en Piano UNAM,1993 México, consistió en el Análisis y grabación de obras para piano inéditas de compositores mexicanos; Alfonso de Elías, Miguel Cerna Meza, Francisco Martínez Galnares y Juan Antonio Rosado. 
-Comisionando nuevas obras, actualmente trabajo con compositores alrededor del mundo creando nuevos proyectos con la finalidad de presentar su obra.
-Colaborando para innovar la imagen de un México culto, con artistas multidisciplinarios incluyendo danza, pintura, poesía, video, realizando como resultado presentaciones muy atractivas y novedosas para el público anglosajón; estos proyectos incluyen pláticas informativas, con fines didácticos sobre los compositores, estilo y su relevancia actual, con la finalidad de atraer a un diverso público a los conciertos. 

Las variadas colaboraciones con compositores actuales mexicanos y de diversas nacionalidades, han creado   experiencias sumamente gratificantes, ya que no solo es comisionar para un proyecto o tema específico, sino que también me han halagado con obras dedicadas que me llenen de emoción y de agradecimiento infinito. De estas bellas cadenas de trabajo cuento con obras mexicanas de: Eduardo Gamboa, Carlos Salomón con su concepto de música neo-típica, Alejandro Corona, Leonardo Coral, Alexis Aranda, Gabriela Ortiz, Mariana Villanueva, Enrico Chapela, Venus Rey, Arturo Valenzuela con música neorromántica y comisiones basados en textos de Miguel león Portilla, a estrenarse en el 2021, por mencionar algunos. 

En la difusión y promoción, participo con un variado repertorio de la música mexicana de concierto en diversos eventos donde México tiene presencia, en exposiciones pictóricas o exposiciones temporales de piezas arqueológicas, Los Aztecas, Frida Kahlo, son algunos eventos. En recitales privados con repertorio variado de música clásica y mexicana, eventualmente solo de música mexicana con los cuales logré despertar un auténtico interés por nuestra música; después se expandió a repertorio latinoamericano y en los últimos cuatro años con repertorio Iberoamericano. En este párrafo trato de incorporar la presentación de composiciones con poesía en español, esto me ha llevado a trabajar n conjuntamente con el Instituto Cervantes en Sídney para promover la lengua española, así como con las diversas embajadas iberoamericanas. Recibo constantemente invitaciones para entrevistas, o como para impartir charlas de la cultura y música mexicana en escuelas, primordialmente con clases de lengua extranjera en su programa de estudios y donde incluyen el idioma español.

Realizando conciertos que incluyen estrenos mundiales en cada presentación, cada obra de estreno despierta interés, curiosidad y apreciación por los compositores de cabecera, así como también por la generación de compositores actuales. Un ejemplo de estrenos de obras del siglo pasado (léase siglo XX) es el siguiente evento; Con obras de Salvador Moreno, Cuatro canciones náhuatl hechizamos al público en estas latitudes; La presentación de estas obras fue en la primera Gala Latinoamericana de Música artística de Asia Pacifico que organicé en 2018 en las ciudades de Sídney y Canberra. En el 2019 la segunda Gala latinoamericana con nuevas colaboraciones en la ciudad de Melbourne; posteriormente se presentó la conferencia de la “Evolución de la música mexicana de concierto siglos XX y XXI” en la Universidad Nacional de Australia en Canberra la cual fue compartida con la australiana Jacqueline Buswell, escritora, periodista y traductora quien radicó en México por 20 años y quien es amante de casi todo lo mexicano. En el mismo año, llevé un concierto, la presentación de esta conferencia y clases maestra al Instituto de Artes de Indonesia- Yakarta con el valioso apoyo de la embajada de México en Indonesia. 

Para la sesión de clase maestra, mande repertorio mexicano para piano solo, el cual fue muy gratamente recibido y trabajado, así como selectas obras para canto y piano; la gran sorpresa fue que dos de las estudiantes de canto eligieron las obras no solo en español de Manuel M. Ponce, pero también en náhuatl, las Cuatro canciones en náhuatl de Salvador Moreno y entonces sí, Indonesia sonó más aún a México, lo cual es un inmenso orgullo y satisfacción.

La energía que percibí al escuchar nuestra música, abordada con igual respeto que la música europea en otros países fue indescriptible. Por lo que confieso, que recibiendo las magníficas congratulaciones aunadas a la tremenda alegría y el placer de viajar con la música mexicana es una vivencia única y formidable.

Con el imperativo ajuste de nuevas normas en nuestra vida cotidiana, también se ajusta la manera de abordar el aprendizaje y las colaboraciones artísticas. La promoción de eventos musicales que hace uso de los medios electrónicos se intensifica totalmente en estos tiempos de confinamiento; la oportunidad de tomar de manera virtual cursos de diversas especialidades, ha sido favorecedor de cierta forma también para el circulo de las artes. 

El lanzamiento del primer Diplomado de Opera Mexicana online, es uno de los puntos positivos que encontré en este tiempo de pandemia; teniendo ahora la oportunidad de atender virtualmente a este diplomado, desde las tierras de las antípodas sin tener que viajar para poder realizarlo, ha sido muy oportuno durante estos tiempos de confinamiento, aun con la diferencia de horarios.

El presenciar las conferencias y talleres de trabajo virtualmente del primer Diplomado de Opera Mexicana, coordinado por la Dra. Enid Negrete, con un equipo de colaboradores imprescindible y la Escuela Superior de música Fausto de Andrés y Aguirre, con sede en la ciudad de Cholula -Puebla en México, tuvo mucha popularidad dentro y fuera del país y goza de un gran éxito; en lo personal  me ha enriquecido intensamente ya que conocí a nuevos investigadores, cantidad de libros y artículos por discernir, un catálogo de  bellísima música novohispana por estudiar, así como a una nueva generación de músicos mexicanos. Como participante tuve la oportunidad desempolvar mis conocimientos del del repertorio clásico barroco y aplicarlos en estas obras mexicanas;  estoy muy contenta de colaborar en este proyecto conjuntando a un equipo mexicano de artistas residentes aquí en Sídney, el magnífico representante de la ópera internacional el tenor Diego Torre y la soprano Paula Islas, con quienes disfruté enormemente de este repertorio novohispano y junto a ellos se contribuyó en el cierre virtual del diplomado junto a otros artistas.

Esperamos que nuestra participación inspire a las nuevas generaciones de músicos a seguir aprendiendo, como lo seguimos haciendo nosotros, donde quiera que se encuentren, los invito a  buscar continuas colaboraciones con músicos en general, a mostrar la riqueza musical que poseemos los mexicanos y a revalorar nuestra cultura e identidad musical. ¡Enhorabuena a todo el equipo coordinador por este Diplomado de opera mexicana! El primer diplomado de su género en Latino América. •

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s