Por: Lisset Moreno

El año pasado se dio a conocer el proceso legal que atraviesa Britney Spears, quien todavía no es completamente dueña de sus finanzas, vida artística, y vida íntima. Este jueves 11 de febrero, la Corte Superior de Los Ángeles aceptó una tutela compartida con un fondo de inversión elegido por ella, por lo que las decisiones financieras ya no serán exclusivas de su padre. Parece ser una luz en el camino hacia la libertad de nuestra querida princesa del pop, aunque la batalla legal aún no concluye y la próxima audiencia está prevista para el 17 de Marzo.

Britney Spears saltó a la fama con su éxito “Baby One More Time”. Con tan solo 16 años de edad, creció rodeada por la prensa, su vida íntima fue filtrada infinidad de veces, y muy pronto su imagen fue sexualizada. Constantemente criticada, en un medio de boys band, la estrella femenina fue el blanco perfecto para obtener dinero a través de tabloides insensibles y misóginos.

Del 2007 al 2008 perdió la custodia de sus hijos; el acecho constante por parte de paparazzi, quienes amaron sus mental breakdowns y alimentaron su malestar para tener una nota, le provocó varias crisis nerviosas y sus facultades mentales fueron puestas en duda. De este momento surgieron las polémicas fotos en las que se le ve totalmente calva, golpeando un auto.

Fue entonces que su padre, Jamie Spears, comenzó un proceso legal para tomar las decisiones —tanto financieras como personales— de la cantante, bajo el argumento de que ella era mentalmente incapaz, a pesar de que al poco tiempo emprendería una gira y el lanzamiento de nuevas canciones. El señor Jamie se llevó el dinero a la bolsa mientras ella trabajaba sin parar. En Noviembre del 2020, Britney declaró tenerle miedo y se negó a que él siguiera teniendo el control de su vida. Sus fans comenzaron el movimiento #FreeBritney para apoyarla en liberarse de la opresión que vive.

Recientemente, el documental Framing Britney Spears de The New York Times, realizado con entrevistas de un círculo que estuvo muy cerca de ella, mostró que la salud mental y física de la cantante fue irrelevante para muchos: ella no era la loca, los medios la vendieron así, por eso hoy decimos #WeAreSorryBritney. •

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s